,

Purificación de agua con cloradores salinos un método eficiente, económico y ecológico

La conservación del agua de las piscinas puede realizarse de forma más eficiente utilizando un sistema de purificación con cloradores salinos, un método muy sencillo que consiste en utilizar la electrólisis salina para lograr purificar el agua de la piscina.

Para ello se emplea una pequeña cantidad de sal (5 gr/l) que se diluye dentro de la piscina, que luego el clorador salino instalado en las tuberías de retorno del sistema de depuración convierte en un desinfectante activo (hipoclorito sódico) capaz de eliminar hongos, algas y bacterias presentes en el agua; finalmente este desinfectante se reconvierte en sal, para iniciar nuevamente el ciclo de desinfección.

Los cloradores salinos pueden instalarse en cualquier tipo de piscinas y spa, así como en balnearios y parque acuáticos; ofreciendo grandes ventajas con respecto a los sistemas de purificación tradicionales entre las que destacan:

No presenta riesgos para la salud: no se utilizan productos químicos, sólo se emplea sal.

Facilidad de uso: los cloradores salinos están diseñados para desinfectar de manera automática y de forma natural el agua de las piscinas empleando una única bomba depuradora de alta eficiencia.

Economía: este sistema de purificación puede brindar un ahorro energético de hasta el 80 % al comparársele con otros sistemas de purificación; su consumo es equivalente al de una bombilla y no amerita el vaciado de la piscina.

Cuidado del medio ambiente: los cloradores salinos son ecológicos y amigables con el medioambiente, ya que se reciclan al máximo sus dos elementos esenciales agua y sal, además no crea ningún tipo de residuos.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *